Saltear al contenido principal

Homenaje a Agustín Ramírez a treinta años de su asesinato

— Publicación del 8 de junio de 2018 —

La materia Problemas de Historia Argentina organizó una charla para recordar a Agustín Ramírez, militante social asesinado en 1988, y cuyo crimen continúa impune. Participaron su madre, Francisca Quintana, Alberto Santillán, padre de Darío Santillán, asesinado por la policía bonaerense en 2002 junto a Maximiliano Kosteki en los hechos conocidos como la Masacre de Avellaneda, y miembros de la Comisión de Familiares y Amigos de Agustín Ramírez.

Joven militante de las Comunidades Eclesiales de Base, Comisión Agustín Ramírez fue asesinado la noche del 5 de junio de 1988 cuando se encontraba camino al asentamiento “San Martín” ubicado en las calles 826 y 898 de San Francisco Solano. Allí fue interceptado por un grupo de tareas de la Policía Bonaerense. Su cuerpo fue hallado sin vida a la mañana siguiente con signos de torturas

“Hace varios años, a partir de un trabajo de vinculación, nos encontramos con la historia de Agustín Ramírez. A partir de ahí nos hemos transformado en militantes de esta causa”, comentó durante la apertura de la actividad el docente Juan Pastor González.

“La universidad nació primordialmente para vincularse con el territorio y esta es una historia del territorio”, agregó el docente.

Por su parte Francisca Quintana, madre de Agustín Ramírez, se refirió al legado y la persistencia del recuerdo de Agustín en la memoria de los militantes sociales. “Es la gente. Es el pueblo porque cuando uno da amor recibe amor toda la vida. No hay vuelta que darle, la gente no se olvida, está presente. Cuando se acerca la fecha en que lo mataron, ya van llegando, para ver cómo vamos a recordar el aniversario de Agustín. Ya van treinta años”, expresó Francisca.

“A treinta años Agustín representa un ejemplo. Lo que él luchaba, lo que él daba. Se lo está recordando con un gran amor”, agregó.

También participaron del acto representantes de la Comisión Provincial por la Memoria, del Obispado de Quilmes y de la de la organización social La Poderosa.

Volver arriba