Saltear al contenido principal

Bandera de Brasil

El Consejo Superior de la Universidad Nacional Arturo Jauretche expresa su profunda preocupación ante la situación que se encuentra atravesando nuestra hermana República del Brasil. La reciente detención del ex presidente Luis Inácio Lula da Silva tras la decisión del Supremo Tribunal Federal de rechazar el pedido de habeas corpus presentado por su defensa representa un grave peligro para la democracia y sus instituciones.

Entendemos que éste no es un hecho aislado, es un fenómeno de largo alcance que comenzó con el proceso de destitución de la presidenta electa Dilma Rousseff iniciado en diciembre de 2015, y tiene como objetivo central excluir al expresidente de la contienda electoral actual por la presidencia de Brasil. La detención de un dirigente político de la importancia de Lula vulnera la voluntad del pueblo brasilero de elegir libremente sus representantes. La existencia de presos políticos y la proscripción de dirigentes, que tanto daño ha causado a nuestro país y a nuestra región, resulta incompatible con una sociedad democrática.

La judicialización de la política es un fenómeno global que afecta la calidad de la democracia. En América Latina, este fenómeno está conformado no sólo por parte del poder judicial que opera como una corporación, violentando el Estado de derecho, sino también por los grandes medios de comunicación y los servicios de inteligencia. En este contexto, las declaraciones de amenaza de golpe de Estado de funcionarios de las fuerzas armadas brasileras son de una gravedad institucional que exige del más enérgico repudio de parte de todas las fuerzas democráticas, progresistas y populares de Nuestra América.

Nuestras universidades públicas guiadas por los principios de producción de pensamiento crítico, cuidado de las instituciones y los valores democráticos y respeto a los derechos humanos, no pueden ser indiferentes ante estos hechos cuyas consecuencias afectan a toda América Latina.

Convocamos a toda la comunidad universitaria y a las distintas instituciones de la sociedad civil a manifestarse sobre la gravedad de los hechos que están aconteciendo. Instamos a su vez al gobierno argentino, en ejercicio pro témpore de la presidencia de la UNASUR, a cumplir con el artículo 2 de su Tratado Consultivo sobre “compromiso con la democracia” y convocar a una reunión extraordinaria de Jefes/as de Estado para tratar la grave situación política y social de Brasil.

Volver arriba