Saltear al contenido principal

 


 

— Nota publicada el 10 de julio de 2018 —

La comunidad universitaria participó junto a familiares de Mónica Madelein Garnica Luján del acto homenaje a la memoria de la estudiante de la licenciatura en Organización y Asistencia de Quirófano, víctima de femicidio.

El rector Ernesto Villanueva expresó en el acto que este homenaje a Mónica “víctima de la violencia machista” es para recordarla porque “lamentablemente hoy ya no podemos hacer nada por ella. La vamos a tener siempre presente, un recuerdo triste de lo que no debe existir en nuestro país. Y su nombre y su recuerdo nos sirve para redoblar esfuerzos”.

Giovanna y Fredy, madre y padre de Mónica, presentes en la ocasión agradecieron el acompañamiento y apoyo de la familia y de sus compañeros de la universidad.

En tanto la coordinadora del Programa de Estudios de Género de la universidad, Daniela Losiggio señaló: “Mónica estaba en una situación de violencia de género, nosotras no conocíamos su situación. Apenas tomamos conocimiento del caso se generó una intensa colaboración entre docentes y nodocentes, estudiantes y organizamos dos grandes colectas, además de las gestiones con el Municipio de parte de la comunidad universitaria”.

En los primeros días de clases  en la universidad se propuso hablar en los cursos sobre el caso de Mónica y la violencia de género con los y las estudiantes. “Para la UNAJ el caso de Mónica es una alarma sobre el agravamiento de la violencia de género en contextos neoliberales, por eso se nos hace necesario reforzar la comunicación sobre recursos institucionales, el protocolo de prevención de la violencia de género, el equipo técnico interventor, las tutorías y recursos comunitarios. Tenemos un Programa de Género desde 2015, una serie de investigaciones finalizadas y en marcha sobre la problemática, participamos de una red de trabajo con organizaciones sociales”, puntualizó Losiggio.

Mónica tenía 25 años, era hija de migrantes, madre de tres hijos/as de 2, 4 y 7 años, vivía en Berazategui y estudiaba para instrumentadora quirúrgica en la Universidad Nacional Arturo Jauretche. En la navidad de 2017, su pareja Miguel Saracho la roció con alcohol y quemó el 55% de su cuerpo, lo que le produjo la muerte el 10 de enero de este año, después de varios días de agonía en el hospital. Ella había denunciado a Saracho por
golpes, él le pedía que la retirara dicha denuncia porque aspiraba entrar en la Policía.

Desde la Universidad se preparó un micro informativo sobre el problema de la violencia de género en general, mostrando el caso de Mónica como una alarma sobre el agravamiento de la violencia de género.  Es importante que la comunidad universitaria conozca el “protocolo de actuación ante situaciones de violencia de género y/o discriminación por razones de género” que se viene trabajando desde el Programa de Estudios de Género.

También se descubrió una placa conmemorativa de Mónica para dar nombre al aula de simulación de la Licenciatura en Organización y Asistencia de Quirófano ubicada en el primer piso del Edificio Mosconi. “Que su memoria sea un impulso más en nuestra lucha contra la violencia de género y por la igualdad”.

En el acto homenaje se presentó además un video realizado por la Unidad de Vinculación Audiovisual de la UNAJ, que relató parte de su biografía, su vida en la universidad y su familia,  y el tratamiento de los medios de comunicación  del caso de Mónica.

 

Volver arriba